Cómo definir y alcanzar tus objetivos SEO

Quinto artículo de la serie Estrategias SEO. Hoy veremos qué son los objetivos SEO y cómo definirlos.

  1. Mobile First SEO
  2. Marketing de Contenidos
  3. EAT en SEO
  4. Estrategias SEO
  5. Objetivos SEO
  6. Cómo medir los resultados SEO
  7. Cómo hacer una auditoría de Contenidos SEO
  8. Cómo hacer una auditoría de SEO Técnico paso a paso
  9. Análisis SEO de la competencia
  10. Para qué sirve el Link Building
  11. Todas las funcionalidades de las SERPs
  12. Tips y Quick Wins en SEO (próximamente)

Intentar desarrollar cualquier proyecto sin tener unos objetivos mínimamente definidos es siempre un error. En SEO, esto no es diferente. Es por ello que, hoy, hablamos de cómo definir tus objetivos SEO para que tu proyecto llegue a buen puerto.

¿Por qué definir objetivos SEO?

Un error muy común de los SEOs novatos es ponerse a trabajar en sus proyectos sin establecer objetivos. Sin embargo, esto tiene problemas mientras que el establecimiento de objetivos tiene numerosos beneficios.

Estos son sólo algunos de los que te puede aportar el marcarte objetivos SEO:

🔵 Te ahorra trabajar en balde si defines unos objetivos y ves que se escapan a tus posibilidades.

🔵 Te permite tener un norte claro al que dirigirte.

🔵 En el proceso, te haces una idea general de tu proyecto incluso antes de empezarlo.

🔵 Te permite conocer a tu competencia incluso antes de empezar a trabajar.

🔵 Te sirve de guía para definir tu plan de trabajo en el proyecto.

Y, ahora que ya sabemos por qué tener objetivos SEO es importante, vamos a ver cómo deben ser y cómo puedes definirlos.

¿Cómo deben ser estos objetivos SEO?

Vamos a echar un vistazo ahora a cómo deberían ser esos objetivos SEO. Y este es un punto importante si quieres llegar a buen puerto con tu posicionamiento:

Realistas

En primer lugar, deben ser unos objetivos realistas. Esto significa que deben estar dentro de tus posibilidades y de los cálculos que hayas hecho. Estos cálculos deberían incluir, como mínimo, los siguientes aspectos:

🔵 Competencia

🔵 Facilidad de las keywords

🔵 Plazos temporales

🔵 Presupuesto del que dispones

Por supuesto, puede haber otros muchos elementos que tener en cuenta a la hora de hacer una previsión y al establecer objetivos, pero estos serían los más importantes.

Lo importante es que sean objetivos realistas, para que, después, no te lleves ningún tipo de sorpresa ni te frustres.

Es posible que quieras posicionar en TOP 3 para todas las keywords que te propongas nada más empezar tu proyecto, pero esto es poco probable.

Por tanto, ten objetivos realistas.

Ambiciosos

En segundo lugar, deben ser objetivos ambiciosos. Y, sí, sé que esto puede parecer un poco contradictorio con lo anterior, pero no lo es.

Una cosa es ser realista y otra cosa es no ser ambicioso.

Dentro de lo que es posible y realista, hay un rango de posibilidades. En la parte rango se encuentran los objetivos que requieren poco trabajo y esfuerzo, mientras que, en la parte alta, se encuentran los objetivos que requieren mucho trabajo y esfuerzo.

A pesar de que ambos son igual de realistas y posibles, los últimos son mucho más ambiciosos. Y es ahí a donde deberías apuntar.

objetivos seo ambiciosos

A fin de cuentas, si no es para ser ambicioso y tratar de conseguir lo máximo posible… ¿Para qué montas cualquier tipo de proyecto?

Tus objetivos deberían ser ambiciosos en cualquiera de los plazos que te hayas propuesto.

Es decir, deberías establecer objetivos ambiciosos a 3, 6 y 1 año, por ejemplo. Y, en todos los casos, deberás ser ambicioso (aunque, después, tengas que ir revisando esos objetivos según se van cumpliendo los de menor envergadura).

Por ejemplo, querer obtener X cantidad de tráfico orgánico en cualquiera de esos plazos es un objetivo sencillo de determinar, realista y que puede ser bastante ambicioso (digo X en vez de dar una cifra porque cada keyword y cada temática es un mundo).

Pero, al mismo tiempo, tienes que tener un plan a varios años vista que sea todavía más ambicioso y que te sirva como guía para todos tus movimientos.

No es un error ser ambicioso. El error es ser poco realista. Pero, con cinco años de trabajo (por ejemplo), se pueden conseguir cosas espectaculares.

Por ejemplo, un objetivo ambicioso a largo plazo podría ser “ser el portal de esta temática con más tráfico orgánico en lengua española”.

Este es un objetivo ambicioso pero realista para según qué temáticas. Y, aunque parezca que no, es específico (el punto del que vamos a hablar en el siguiente apartado), porque es algo muy objetivable.

Específicos

El siguiente aspecto clave es que tus objetivos sean específicos.

Tus objetivos no pueden ser “voy a ser la mejor web de esta temática”. Eso no es un objetivo, es un deseo. Y los deseos tienes que guardarlos para la carta a los reyes magos.

Si un objetivo no es específico y mesurable, no es un objetivo, es un deseo.

Un objetivo específico es, como dijimos en el apartado anterior, por ejemplo, “ser la web de esta temática con más tráfico orgánico en lengua española”. Este, por supuesto, es un objetivo a largo plazo. Pero es un objetivo específico.

Todos tus objetivos deberían ser objetivos. No puedes decir “en tres meses quiero tener unas cuantas keywords bien posicionadas que me traigan algo de tráfico”.

¿Unas cuantas keywords? ¿Cuántas? ¿Bien posicionadas? ¿Qué significa bien posicionadas? ¿Top 10, Top 5, Top 3, Top 1? ¿Algo de tráfico? ¿Cuánto es algo de tráfico? ¿100 visitas, 100.000 visitas?

¿Ves por dónde voy?

Tus objetivos deben ser específicos, porque, de lo contrario, estarás moviéndote en un entorno de puro humo y cualquier cosa estará bien y estará mal al mismo tiempo.

Medibles

Y, al hilo de lo anterior, tus objetivos deben ser medibles.

Un objetivo que no es medible, no es un objetivo. Es, de nuevo, un deseo.

De hecho, asegurarte de que tus objetivos son medibles es una de las mejores formas de asegurarte de que estás eligiendo bien tus objetivos.

Un objetivo medible, necesariamente será un objetivo específico, y, además, en la medida en que tienes datos a mano, será mucho más fácil que también sea realista. Cuán ambicioso sea ya depende de ti.

La cuestión es que tus objetivos deben ser medibles.

Siguiendo con el ejemplo que poníamos antes, decir “voy a ser la web más importante de esta temática” no es un objetivo medible, porque la importancia se puede entender de mil formas distintas y no hay una única forma de medirla.

En cambio, “voy a ser la web con más tráfico orgánico en lengua hispana de esta temáticasí es un objetivo medible, porque el tráfico orgánico es una métrica específica que puedes obtener para compararte con otros competidores.

objetivo seo específico

Otros ejemplos de objetivos medibles pueden ser:

  • Métricas SEO (DA, PA...)
  • Número de backlinks
  • Número de dominios entrantes
  • Tráfico total
  • Tráfico orgánico
  • Etc.
analisis seo web metricas seo
Métricas SEO de una web (Herramienta: Análisis seo de una web)
analisis seo web trafico mensual
Análisis del tráfico ( Herramienta: Análisis seo de una web )

Por supuesto, hay infinidad de objetivos diferentes, dependiendo de a lo que quieras atender.

🎯 Analiza el SEO de una web y conoce todas sus métricas SEO, tráfico, optimizaciones y todos los datos que necesitas para optimizar tu web 🚀

Empezar prueba gratuita

Sin métricas de vanidad

El siguiente punto que debes tener en cuenta es que tus objetivos deberían ser útiles y, en la medida de lo posible, no contener métricas de vanidad.

¿Qué son las métricas de vanidad?

Pues todas aquellas métricas que no nos informan de los objetivos que vamos cumpliendo o de lo bien que va el negocio en realidad, sino que las recogemos para dorarnos la píldora a nosotros mismos y sentirnos mejor.

Por ejemplo, aunque el tráfico total puede ser una métrica importante en algunos proyectos, en otros puede no ser relevante, porque lo fundamental son las conversiones a cliente.

En este caso, el tráfico total podría ser una métrica de vanidad.

No obstante, el tráfico total puede ser una métrica que a veces sí sea útil, como en el caso de proyectos que se basen en los ingresos por publicidad (en estos casos, a mayor tráfico, mayor potencial beneficio).

Por tanto, las métricas de vanidad no son siempre las mismas en todos los proyectos.

Tienes que pensar si el objetivo que te estás planteando es realmente útil para tu negocio y por tanto merece esfuerzo en intentar conseguirlo y en medirlo o si, simplemente, quieres ver crecer ese numerito para sentirte mejor contigo mismo.

Si es lo segundo, elimínalo de tu lista de objetivos.

Por ejemplo, aumentar el número de seguidores en redes sociales rara vez es un objetivo no vanidoso. Lo importante no son los seguidores en redes sociales, sino el tráfico o las ventas que consigues desde ellas.

Acordes con el negocio

Para terminar, un punto que no siempre se tiene en cuenta, que es el de que los objetivos SEO vayan acordes a los objetivos del negocio.

Esto muchas veces no se tiene en cuenta porque el propio SEO es el negocio (o el 90% de él). Por ejemplo, en un nicho de Amazon o para monetizar con publicidad, el SEO es prácticamente todo, así que no tiene mucho sentido hacer la distinción.

Pero si estás gestionando el SEO de una empresa más grande que vende sus productos tanto online como offline, por ejemplo, tus objetivos en SEO deben ir acordes a toda la estrategia que la empresa está llevando a cabo, tanto online como offline.

En este caso, probablemente, la cantidad de visitas al blog sea mucho menos importante que en una web informativa para monetizar con publicidad.

Por tanto, marcar como objetivo el conseguir cierta cantidad de tráfico total puede ser un error.

En cambio, las visitas a la tienda online pueden ser más importantes, porque ahí sí puede haber un interés en la compra de los productos que la empresa ofrece. Y vender esos productos es de interés en la estrategia global de la empresa.

Por tanto, cuando vayas a definir tus objetivos SEO, entiende bien en qué consiste tu proyecto y qué papel juega el SEO en él.

¿Es el SEO la mayor parte del negocio o es tan solo otra parte de la estrategia de marketing que sigue la empresa, siendo esta algo mucho más amplio y que va más allá del posicionamiento en buscadores?

¿Cómo ejecutar un plan con objetivos SEO?

Ahora que ya sabemos cómo deberían ser los objetivos SEO, vamos a ver cómo puedes establecer un plan con unos objetivos SEO acertados:

Inspírate en tus competidores

Lo primero que deberías hacer es echar un vistazo a tus competidores.

Está muy bien eso de “yo no me comparo con los demás”. Mi madre también me decía que no debía hacerlo.

Pero, cuando se trata de negocios y de establecer objetivos, fijarte en la competencia es una buena práctica.

Si analizas la competencia, puedes:

1. Saber cuál ha sido su evolución

2. Ver hasta dónde han llegado

3. Averiguar sus puntos fuertes y débiles

4. Obtener métricas específicas de su comportamiento

Gracias a lo anterior, podrás establecer tus propios objetivos de una forma mucho más realista y objetiva que si intentas hacerlo por tu cuenta.

Evidentemente, siempre te van a faltar datos. Por ejemplo, no vas a saber cuánto han invertido en el proyecto, y este es un dato importante para saber si vas a poder conseguir sus mismos resultados o no.

Sin embargo, si tienes un poco de experiencia en el mundo del SEO, echando un vistazo a sus contenidos y a su perfil de enlaces, sí puedes aproximar cuánto han invertido en total. Después, sólo tienes que dividir entre los años o meses que lleva el proyecto en marcha.

Tras esto, puedes comparar con el dinero que tú puedes invertir y tratar de aproximar cuál puede ser tu resultado en función de cuánto más o cuánto menos vas a invertir.

En general, analizar a la competencia es fundamental en cualquier trabajo de SEO. Y no es diferente en el establecimiento de los objetivos.

Elige los KPIs

Una vez hayas analizado a la competencia y hayas determinado, con su ayuda, cuáles son los objetivos para tu plan de SEO, es el momento de definir los KPIs.

Como bien sabes, KPI significa Key Performance Indicator y son las métricas clave que recogemos para realizar el seguimiento del comportamiento de nuestro proyecto.

Cada objetivo que te hayas planteado en el punto anterior debe tener unas KPIs asociadas.

Si no es así, una de dos:

  • O bien estudias y buscas hasta encontrar una KPI asociada a ese objetivo
  • O bien eliminas ese objetivo

Recuerda: los objetivos deben ser medibles. Si no lo son, no son objetivos, son deseos.

Los KPIs pueden ser básicos (la información básica que te arroja la herramienta que utilices para realizar la medición) o complejos (utilizando fórmulas para alcanzar la métrica final que realmente te interesa – el ejemplo más simple de esto es la tasa de conversión).

Cuanto mejores sean tus KPIs, mejor (aunque unos muy buenos KPIs sobre unos malos objetivos no te permitirá lograr gran cosa, claro –ambos elementos son importantes).

En cualquier caso, de momento, lo que debes hacer es tener una columna de objetivos y una columna de KPIs asociados.

Deja todo preparado desde hoy

Una vez tienes claros cuáles son los KPIs que vas a medir para evaluar el comportamiento de tu web y cómo se acercan (o no) a tus objetivos, es el momento de dejarlo todo preparado.

Los KPIs no se recogen mágicamente, hay que dejarlo todo configurado.

En general, la herramienta que más te va a ayudar a esto va a ser Google Analytics, pero no es la única. Aquí te dejo algunas otras herramientas que pueden serte útiles para medir tus KPIs:

🔵 TrueRanker para el tracking de keywords

🔵 Google Search Console para información de todo tipo

🔵 Screaming Frog para diferentes aspectos técnicos y de outlinking

Son sólo tres ejemplos. Sin duda hay muchas otras herramientas que vas a poder utilizar para medir tus KPIs. Simplemente, pongo tres ejemplos (cuatro, incluyendo Analytics) para que veas que, probablemente, los datos los vas a tener que recoger de diferentes lados.

Como digo, vas a tener que dejarlo todo configurado. Instalar correctamente Analytics y Search Console, configurar SERProbot, etc. Y esto, dependiendo de las métricas que quieras recoger, puede llegar a ser bastante complejo.

Piensa que Analytics, hoy en día, con Google Data Studio, se ha convertido en algo bastante técnico. Así que, si quieres medir bien, deberás dedicar algo de tiempo a este trabajo.

Pero te recomendamos hacerlo. Es un trabajo que sólo tienes que hacer una vez y que te permitirá tener información fidedigna de cómo está avanzando tu negocio.

Optimiza

El siguiente paso es dejar optimizado el SEO On Page. No nos vamos a detener a explicar aquí cómo hacerlo porque tenemos toda una guía de SEO On Page ya publicada.

Lo que sí queremos dejar claro es que, en SEO, hay unos trabajos que se deben hacer continuamente (publicación de contenidos, obtención de enlaces, outreaching, etc) y otros trabajos que sólo hay que hacerlos una vez (la mayor parte del SEO On Page).

Nuestra recomendación es que, una vez hayas dejado todo configurado para medirse correctamente, optimices el SEO On Page de tu web y lo dejes PERFECTO para poder dedicarte a los demás trabajos que sí requieren trabajo continuo con el 100% de tus ganas.

Puedes hacer dos cosas, dependiendo de si trabajas para ti o para un tercero:

🔵 Si trabajas para un tercero, espera unos días entre que configuras las herramientas de analítica y optimizas el SEO On Page (así podrás enseñarle la mejoría en las métricas)

🔵 Si trabajas para ti mismo, ya sabes que habrá una mejoría, así que puedes ahorrarte la espera y optimizar el SEO On Page tan pronto como hayas configurado las herramientas de analítica.

Trabaja

Con todo lo anterior, es el momento de trabajar.

Los objetivos no se van a cumplir solos. Así que arremángate y ponte a publicar buenos contenidos y a conseguir buenos enlaces.

No te preocupes por ver qué tal están yendo las métricas. No tienes que estar encima de ellas constantemente.

Concéntrate en trabajar.

Revisa trimestralmente tus métricas

Cada trimestre (o cada mes, o cada seis meses, en realidad esto depende de la persona), deberías revisar cómo están yendo tus métricas.

Si las métricas no están mejorando, puede ser que:

  • No estés trabajando adecuadamente
  • No tengas bien configuradas las mediciones

Evidentemente, deberías corregir cualquiera de los dos problemas.

La revisión trimestral de las métricas debería servir para ver si nos estamos acercando a los objetivos y, en caso de que no, plantearnos cómo podemos mejorar nuestro trabajo para alcanzarlos.

Reorienta tus objetivos y tus mediciones

Por último, tienes que tener presente la posibilidad de que te hayas equivocado al fijar tus objetivos (sea por defecto o por exceso de confianza).

En este caso, es posible que tengas que repensar tus objetivos y adaptarlos a la nueva información de la que dispones.

Quizá te parecía que el sector iba a ser más fácil de lo que en realidad es. O todo lo contrario.

No tengas miedo de corregir.

Eso sí, no corrijas para autoengañarte. Mantén la ambición que mencionábamos más arriba en el artículo.

Por otro lado, es posible que, en algún momento, a base de trabajar y conocer mejor el sector, te des cuenta de que te está faltando algún objetivo o alguna métrica útiles.

No tengas miedo de añadirlo a mitad de la partida.

Otros consejos al establecer tus objetivos SEO

Para terminar, vamos a echar un vistazo a algunos últimos consejos a la hora de establecer objetivos SEO, de forma que puedas maximizar tus resultados:

Prioriza las keywords según rentabilidad

Los objetivos SEO a menudo pasan por conseguir posicionar palabras clave. De hecho, si no has incluido el posicionamiento de algunas keywords entre tus objetivos, deberías hacerlo.

Mi consejo en este punto es que priorices aquellas keywords con una mejor rentabilidad.

Para ello, deberás encontrar un equilibrio entre intencionalidad, tráfico y retorno por conversión.

Tratar de priorizar entre tus objetivos el posicionamiento de este tipo de keywords te permitirá obtener los mejores retornos por tus esfuerzos (siempre y cuando lo equilibres con la competencia en las SERPs que tengan dichas keywords, claro).

Básate en las guías de calidad de los revisores de Google

A la hora de determinar tus objetivos, deberías considerar las guías de calidad de los revisores de Google.

O, contrario sensu, no tiene mucho sentido que establezcas como objetivo algo que está penalizado por Google.

Trata de ir de la mano de Google para que las cosas te vayan bien.

Si entre tus objetivos está hacer de tu web una web con un mejor contenido, eso difícilmente acabará siendo algo malo en el futuro. Al contrario, cuanto más te acerques a tu objetivo, mejor le irá a tu proyecto.

Establece micro-objetivos

Otro consejo es el establecer micro-objetivos a más corto plazo.

Si los objetivos más a corto plazo que tienes en un primer momento son los objetivos trimestrales, prueba a añadir micro-objetivos mensuales o, incluso, semanales.

Esto te permitirá tener los empujones necesarios para ponerle más ganas al proyecto y te permitirá no perder el norte.

De lo contrario, podemos dormirnos en los laureles o desviarnos del camino que teníamos marcado en nuestro plan.

Sé paciente

Y, para terminar, lo evidente: sé paciente.

Conseguir tus objetivos nunca es fácil, pero en SEO, donde dependemos del gran Google, es aún más difícil. Así que tranquilo.

Trabaja y los resultados llegarán.


Como puedes ver, establecer objetivos SEO para tus proyectos es mucho más sencillo de lo que podría parecer en un primer momento. Y, gracias a ellos, podrás dirigir adecuadamente ese barco hacia un puerto que te interese. De lo contrario… ¡Acabarás como Odiseo dando vueltas sin encontrar destino!

Sigamos con la guía SEO definitiva. Ahora vamos a ver 👇🏻

Horse Luis es el CEO y fundador de Kiwosan.com.

Ha trabajado muchos años como SEO y redactor de contenidos.
Especializado en análisis de palabras clave, análisis de contenidos y de la competencia.

Actualmente también es redactor de los contenidos SEO del blog. Más info en Sobre mí.

Artículos relacionados muy interesantes y que merecen mucho la pena 👇

Deja un comentario

Información sobre la Protección de Datos
Responsable: Ángel Rodríguez
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog.
Legitimación: Consentimiento del usuario.
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna.
Derechos: Tienes derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.