Cómo hacer una auditoría de contenidos SEO Profesional

Séptimo artículo de la serie Estrategias SEO. En nuestra web siempre crearemos contenidos, y más contenidos y más contenidos.... pero ¿Esos contenidos sirven para algo? ¿están posicionados? ¿traen tráfico y conversiones? Hoy veremos cómo hacer una auditoría SEO profesional de nuestros contenidos para tomar buenas decisiones.

  1. Qué es el Mobile First SEO
  2. Cómo hacer Marketing de Contenidos
  3. EAT en SEO
  4. Qué son las Estrategias SEO
  5. Cómo definir los Objetivos SEO de mi web
  6. Midiendo Resultados SEO
  7. Auditoría de Contenidos SEO
  8. Cómo hacer una auditoría de SEO Técnico
  9. Análisis SEO de la competencia
  10. Qué es y para qué sirve el Linkbuilding
  11. Todas las funcionalidades de las SERPs
  12. Tips y Quick Wins en SEO (próximamente)

Pocas dudas caben a estas alturas de que los contenidos son la materia prima para un buen SEO. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con proyecto que no han hecho bien los deberes. Por ello, hoy, te contamos cómo hacer una auditoría de contenidos.

¿Qué es una auditoría de contenidos SEO?

Empecemos por el principio (que así es como las cosas acostumbran a salir bien). ¿Qué es una auditoría de contenidos?

Una auditoría de contenidos es algo así como hacer inventario” de los contenidos de tu web y el estado de los mismos.

Al hacer una auditoría de contenidos, analizas el contenido de todas las URLs del dominio y determinas qué hacer con él:

  • Dejarlo tal y como está
  • Optimizarlo
  • Eliminarlo
  • Desindexarlo
  • Redirigirlo

Estos son las principales acciones, pero hay algunas opciones más que luego veremos.

auditoría de contenidos seo

Date cuenta de que la auditoría de contenidos no implica, necesariamente, la corrección. Son dos cosas separadas, aunque íntimamente relacionadas.

Por ejemplo, puedes tener un potencial cliente que te pide que, antes de decidirse a contratarte o no para trabajar a largo plazo, quiere una auditoría de la situación de su web a nivel de SEO.

Esto incluirá diferentes tipos de auditorías, entre las que estará la auditoría de contenidos.

Sin embargo, no estará la corrección de esos contenidos, porque eso sería un trabajo que habría que realizar en el marco de ese trabajo a largo plazo posterior.

Aclarado esto, la importancia de la auditoría de contenidos reside en el hecho de que, una vez se hace, se pueden obtener insights interesantes y, generalmente, accionables sobre cómo mejorar los contenidos de la web y, en consecuencia, el SEO.

¿Cuándo tienes que realizar una auditoría de contenidos?

Las auditorías de contenidos se hacen por 2 motivos principalmente:

1. La web está mal estructurada. Mala arquitectura, malos contenidos, etc.

En el primer caso, la auditoría de contenidos hay que hacerla porque, en algún momento, las cosas se hicieron mal (o, mejor dicho, para ver si, en algún momento, las cosas se hicieron mal –y cuáles fueron esas cosas que se hicieron mal).

Por tanto, lo normal será que tengamos que hacer una auditoría de contenidos siempre que nos encontremos con un proyecto que no hemos gestionado desde el principio (o que hemos gestionado desde el principio, si en aquel momento no teníamos conocimientos de SEO).

🔗 Guía: Crear una arquitectura web SEO

Asumiendo que tenemos que hacer una auditoría a un proyecto que no hemos gestionado desde el principio, el mejor momento para hacerlo es tan pronto como cae en nuestras manos. Antes de hacer cualquier otra cosa.

Con una excepción: que no tengamos suficientes datos.

Si no tenemos datos, conviene esperar a tenerlos, porque, de lo contrario, la auditoría no nos aportará suficiente información.

Es poco común que no se tengan datos en un contexto así, pero podría pasar si quien gestionaba la web antes no se preocupó ni siquiera de instalar Analytics o la web tiene poco tiempo o pocos contenidos.

2. La web parece estar bien estructurada pero no termina de posicionar bien.

Te llega una web nueva o revisas una antigua que ya habías trabajado, parece que la arquitectura web está correcta, hay clusters de contenidos, lees algún artículo por encima y no está mal del todo... pero... la web no posiciona y no trae mucho tráfico.

¿Qué está pasando? 🤔

Hay muchos motivos:

  • Quizá alguien ha tocado algo que no debía del Robots.txt o se han desindexado páginas.
  • Las intenciones de búsqueda han cambiado y los contenidos no resuelven el problema del usuario (aunque estén bien redactados y maquetados).
  • Se han ido creando nuevos contenidos sin orden, sin enlazado interno optimizado, etc y la web ha ido perdiendo "fuerza".
  • O simplemente no has hecho nada mal y la competencia lo está haciendo mejor que tú y adelantando.

¿Cómo lo averiguamos? Haciendo una auditoría de contenidos.

Tampoco hace falta esperar a ver que la cosa no va tan bien como debería. Puedes hacer 1 cada 6 meses o cada año para tener una visión global de la web y la mejora respecto a la auditoría anterior.

Sea como sea, deberías realizar la auditoría antes de hacer cualquier otra cosa, porque la auditoría te dará pistas de hacia dónde debes dirigir el barco de tu SEO.

Qué poético, ¿eh?

¿Qué herramientas vas a necesitar?

Para hacer tu auditoría de contenidos, por supuesto, necesitarás algunas herramientas.

Aquí el cielo es el límite y hay diez mil herramientas diferentes para las cosas más insignificantes. Sin embargo, nosotros vamos a recomendar las menos posibles.

Porque tampoco es plan de liar mucho la cosa. Keep it simple.

Estas son las herramientas que necesitarás:

Screaming Frog. Probablemente, la más importante de la lista. Screaming Frog es la herramienta que te permitirá crawlear tu web y obtener la información más importante de cada una de ellas a nivel de contenido (número de palabras, etiquetas H, títulos, descripciones, URLs y mucho más). Sin duda, es una herramienta necesaria. El problema es que es de pago. Pero vale mucho la pena. Si te dedicas al SEO, es imprescindible.

screaming frog status codes
Captura de Screaming Frog analizando una web

Google Analytics. Google Analytics es otra herramienta imprescindible en esta lista. Con Google Analytics tendremos información sobre cómo se relacionan los usuarios con nuestro contenido y, aplicando los filtros adecuados, de cómo están funcionando nuestros contenidos a nivel de SEO o de redes sociales.

🔗 Google Analytics

Captura de Google Analytics segmentando a los usuarios
Captura de Google Analytics filtrando a los usuarios

Google Search Console. Google Search Console nos aportará información sobre cómo estamos posicionando en las SERPs de Google, mostrándonos si ganamos visibilidad o no y si nuestros snippets son lo suficientemente buenos como para captar la atención del usuario promedio (CTR). También nos informará de las keywords para las que posicionamos, lo cual nos será útil al cruzar estos datos con los de Analytics.

🔗 Search Console

Captura de Google Search Console con el listado de keywords y páginas de nuestra web
Captura de Google Search Console con el listado de keywords y páginas de nuestra web

Microsoft Excel o Google Spreadsheets. La siguiente herramienta es Excel / Spreasheet. Excel es el mayor aliado de cualquier SEO. De cualquier marketer. De cualquier profesional. De cualquier persona. En Excel o Spreadsheets podrás ordenar, agrupar, filtrar, eliminar y un largo etcétera, todos los datos que obtengas de las demás herramientas.

🔗 Google Spreadsheets

Copyscape. Copyscape o cualquier otra herramienta semejante te servirá para comprobar si tu contenido es original o está copiado de algún otro sitio web de internet. En algunas auditorías, puede ser necesario.

🔗 CopyScape

SERProbot o TrueRanker. Estas herramientas te permitirán saber cuál es la posición de diferentes palabras clave en las SERPs de Google. Puede ser útil junto a Google Analytics para ver qué contenidos están funcionando mejor.

🔗 True Ranker

Captura del Dashboard de Trueranker
Captura del Dashboard de Trueranker

Con estas herramientas, en principio, tienes más que suficiente. Algunas de ellas, de hecho, las utilizarás más bien poco.

¿Por qué es importante hacer una auditoría de contenidos SEO?

Ya lo hemos comentado someramente un poco más arriba, pero vale la pena insistir en explicar cuál es la importancia de la auditoría de contenidos.

La auditoría de contenidos es importante porque:

🔵 Te ayuda a encontrar contenido que podría funcionar mejor

🔵 Te ayuda a encontrar contenido que jamás va a funcionar

🔵 Te ayuda a ver qué tipo de contenidos son los que mejor funcionan

🔵 Te ayuda a ver qué tipo de contenidos son los que peor funcionan

🔵 A consecuencia de lo anterior, te ayuda a mejorar tu plan de contenidos

🔵 Te permite ver cuáles son tus mejores autores (en caso de que haya varios)

🔵 Te permite aprender y aplicar lo aprendido a futuros contenidos

En definitiva, la auditoría de contenidos te da información. Y la información es poder.

¿Cómo se hace una auditoría de contenidos? Paso a paso

Hechas las aclaraciones pertinentes, vamos ya con el paso a paso que hay que seguir para realizar una buena auditoría SEO:

1. Recolecta tus URLs

Lo primero que tienes que hacer es recolectar todas las URLs de tu sitio web.

Esto, en general, no es muy difícil, porque se supone que tienes unos sitemaps.xml donde están recogidas todas las URLs.

En caso de que sea así, no vas a tener mucho problema. Simplemente, extrae esas URLs y guárdalas en un Excel.

sitemap seo kiwosan yoast
Ejemplo de Sitemap generado con YoastSEO

En caso de que no tengas sitemaps.xml, tienes un problema. En este caso, tendrás que pasar Screaming Frog por la web para extraer todas las páginas que tiene la web. El problema de hacerlo así es que no lo tendrás todo tan ordenado como suele estar en un sitemap.xml.

screaming frog status codes

No obstante, tampoco es un drama tan grande. Si extraes las URLs con Screaming Frog porque no había sitemaps.xml, sólo tienes que dedicar un tiempo a ordenar las URLs por tipología, cluster o la cateogorización que mejor venga para tu negocio (cosa que, generalmente, podrás hacer por la ruta de la URL, utilizando expresiones regulares).

Por último, puede pasar que tu sitemap.xml tenga menos páginas de las que realmente tiene la web. Generalmente, esto pasa porque se han excluido de los sitemaps las URLs que no se van a indexar en Google (por supuesto, aunque, generalmente, sea así, deberías comprobarlo que así está sucediendo en tu caso particular).

Normalmente, con esto es suficiente, porque, si no se está indexando, no te va a causar problemas a nivel de contenidos.

Sin embargo, si quieres podar un poco el interior de tu web para, por ejemplo, optimizar tu crawl budget, tendrás que extraer datos de Screaming Frog de todos modos.

Sea como sea, este es el primer paso: reunir todas las URLs del sitio web para poder analizarlas después.

2. Usa todos los datos disponibles (siempre que sean útiles)

El segundo paso consiste en utilizar todos los datos que estén a tu alcance (siempre y cuando te vayan a resultar útiles, claro).

Piensa que, con las diferentes herramientas que te hemos indicado, vas a poder obtener muchos datos. Cuantos más utilices, más completa será tu auditoría. Aunque, por supuesto, habrá datos innecesarios.

Nuestra recomendación es que te hagas una lista de aquellos datos que consideras importantes y, después, revises los diferentes datos que te permiten extraer las diferentes herramientas.

Probablemente ahí haya nuevos datos que no incluías en tu lista inicial.

Valora añadirlos a tu lista para completarla.

A continuación, te indico algunos datos básicos que deberías tener en cuenta en cualquier auditoría de contenidos:

🔵 Tipo de página

🔵 Tipo de contenido

🔵 Taxonomía del contenido

🔵 Ruta del contenido (categoría, subcategoría, etc)

🔵 Título

🔵 Descripción

🔵 Número de palabras

🔵 Meta tags

🔵 Tráfico orgánico

🔵 Enlaces internos y externos

🔵 Originalidad del contenido

🔵 Tasa de conversión

🔵 Fecha de publicación y de modificación

🔵 Tiempo en página

🔵 Porcentaje de rebote

🔵 Core Web Vitals

🔵 Optimización para móviles

🔵 Compartidos en redes sociales

🔵 Comentarios

Estos son solo algunos de los datos que deberías tener en cuenta a la hora de hacer tu auditoría de contenidos. Por supuesto, puede haber muchos otros que te interesen por tu proyecto en concreto y alguno de esta lista puede que no te resulten importantes.

Como siempre, debes adaptar lo que mostramos a tu caso particular, no replicar ciegamente.

3. Crea paneles para visualizar los datos

Vamos a ser claros: si me has hecho caso en el punto anterior, vas a tener un millón de datos. Y manejar esos datos desde el Excel puede ser complicado.

Lo mejor cuando se tienen tantos datos es pasarlos a Dashboards y paneles para poder visualizar correctamente la información con herramientas como DataStudio.

Ejemplo de dashboard SEO en DataStudio
Ejemplo de dashboard SEO en DataStudio

Personalmente, salvo que tengas mucha experiencia en este tipo de auditorías, te recomiendo hacerlo.

Si no sabes crear paneles mostrando la información que has recopilado, al menos, utiliza los gráficos y las funciones de organizar datos de Excel para poder tener una visión más clara de la situación de la web.

De lo contrario, tendrás muchos datos, pero no podrás extraer valor de ahí.

Recuerda que datos e información no son la misma cosa.

4. Comprueba si la versión mobile es funcional

El siguiente paso de la auditoría web es comprobar si todas las URLs, especialmente las que se están indexando, están correctamente optimizadas para móviles y si son funcionales.

Es uno de los datos que hemos indicado en uno de los apartados superiores, y puedes extraer estos datos desde Google Search Console.

Es fundamental que todas las páginas de tu web se vean bien desde el móvil, y no sólo en lo que a contenidos se refiere, sino también (y, de hecho, especialmente), en lo que a tienda online, servicios o landing pages se refiere.

responsive design web

Al fin y al cabo, cada vez son más las compras y los servicios que se contratan desde dispositivos móviles.

En tu Excel deberías ser capaz de integrar los datos de Search Console y marcar las URLs en tres colores: verde, amarillo y rojo, dependiendo de si Search Console te indica que son válidas, tienen problemas o no son funcionales desde el móvil.

Comprobar la usabilidad en móvil desde Search Console
Comprobar la usabilidad en móvil desde Search Console

De esta forma, en el momento de hacer las correcciones, tendrás esa información bien a mano.

5. Revisa metaetiquetas index y robots.txt

Otro punto importante es revisar qué estás indexando y qué estás bloqueando desde robots.txt.

Lo cierto es que, en este punto, puede haber mil y una situaciones diferentes. Por tanto, vamos a ir a lo básico y, con esa información básica, deberías ser capaz de ver cuál es tu situación y determinar qué hacer.

En primer lugar, robots.txt puede estar bloqueando (o no) URLs. Esto significa que se está impidiendo al robot de Google el acceso a dichas URLs.

En segundo lugar, puedes tener ciertas páginas con metatiqueta noindex, que significa que esa URL no puede ser accesible.

Así, una URL puede verse en alguna de estas situaciones:

Bloqueada y con no indexBloqueada e index
No bloqueada y no indexNo bloqueada e index

Por norma general, para sitios pequeños, te interesará que no haya URLs bloqueadas. Es decir, te interesará que todas las URLs estén en alguno de los dos cuadros inferiores.

Y, una vez en los dos cuadros inferiores, te interesará indexar los contenidos que aportan valor y dejar en no-index los que no lo aportan, para que no te lastren en las SERPs.

En sitios grandes, te interesará tener las URLs en el primer y último cuadrante. Es decir, en bloqueada y con no-index o en no bloqueada e index.

¿Por qué? Pues porque en un sitio grande tienes que cuidar el Crawl Budget, y, si tienes una página con no-index, ¿para qué quieres que Google pierda tiempo rastreándola?

En este sentido, al hacer la auditoría de contenidos, deberías indicar cuál es la situación de la URL en ese momento (en qué cuadrante está) y cuál debería ser (en qué cuadrante debería estar).

6. Mantener, eliminar, redirigir o mejorar

El siguiente paso de la auditoría es determinar qué hacer con las diferentes URLs que tienes en la lista.

Básicamente, tienes 4 opciones:

🔵 Mantenerlas: cuando la página se comporte como se espera de ella y los datos indiquen que aporta a la web, esta es la opción adecuada.

🔵 Redirigirlas: cuando una página está canibalizando a otra o no aporta valor, lo mejor es redirigirla a otra para que le traspase la fuerza que haya podido acumular.

🔵 Mejorarlas: cuando una página no aporta suficiente valor o está comportándose no tan bien como debería, pero consideramos que tiene potencial, lo más conveniente será mejorar ese contenido.

🔵 Eliminarlas: cuando la página no aporte ningún valor o resuelva ninguna intención de búsqueda, no se comporte bien y no tenga sentido redirigirla, lo mejor será eliminarla.

Evidentemente, para determinar si una página está en un punto u otro, tendrás que atender a gran variedad de datos.

Tendrás que ponderar el tipo de página que es, el tipo de contenido, tráfico que reciben, las keywords por las que posiciona, los enlaces entrantes que tiene, etc.

Con toda esa información, en general, tendrás suficiente para saber qué páginas hay que mantener o eliminar.

plantilla auditoría de contenidos

Para determinar aquellas que requieran redirección o mejora, puede ser necesario profundizar más en el análisis y hacerlo más manual.

Otra opción es revisar datos básicos como número de palabras, títulos y descripciones, estructura de H2 y demás (sacados de Screaming Frog) para determinar rápidamente si un contenido necesita o no una mejora, pero esto no te permitirá obtener información tan valiosa como un análisis más manual.

Elegir entre una opción u otra dependerá, en la mayoría de los casos, de lo grande que sea la web y la cantidad de URLs a revisar.

Sea como sea, debes dejarte marcado qué hacer con cada URL en tu Excel de auditoría de contenidos.

7. Plantéate qué hacer con el contenido no-evergreen

Al hilo de lo anterior, tendrás que plantearte qué hacer con el contenido no-evergreen.

El contenido evergreen es ese contenido que no pasa de moda. Que da igual que lo visites hoy que dentro de 5 años que va a ser esencialmente igual de útil y no va a necesitar muchos cambios.

En cambio, el contenido no-evergreen es ese contenido que se pone de moda temporalmente y que, tras un tiempo, ya no aporta valor.

Pues bien, lo primero que debes hacer es, obviamente, determinar cuáles de tus contenidos son evergreen y cuáles son no-evergreen.

Y, una vez tengas claros cuáles son los no-evergreen, tendrás que pensar qué hacer con ellos.

Tienes diferentes opciones:

🔵 Eliminarlos: en el caso de que sea un contenido no-evergreen y que no tenga ni enlaces ni tráfico, ni nada destacable, lo mejor que puedes hacer es eliminarlo.

🔵 Redirigirlos: en el caso de que tenga enlaces, puedes valorar la opción de redirigirlo a una página de temática relacionada que sí sea evergreen. Si no la tienes, puedes crearla.

🔵 Reconvertirlos: otra opción en el caso de que no quieras eliminar la página porque tiene enlaces o algún otro tipo de valor es crear un contenido evergreen a partir del no-evergreen. Para ello es conveniente que la URL no delate que, originalmente, era un contenido no-evergreen.

Es semejante al caso anterior, pero requiere un tratamiento especial, porque las causas por las que debes optar por un punto u otro son distintas.

Como en el caso anterior, debes dejarte marcado en tu Excel qué hacer con cada una de las URLs en cuestión.

8. Revisa los enlaces entrantes y la actividad social

El análisis de enlaces entrantes y de actividad social deberás hacerlo para algunos de los puntos mencionados anteriormente.

Sin embargo, más allá de para eso, también deberías realizarlo para ver cuáles son los contenidos que mejor están funcionando y que más atención están acaparando.

analizar tráfico social
Adquisición > Canales > Red social

Es decir, incluso aunque no te propusieras revisar las URLs para ver qué hacer con ellas, deberías plantearte obtener información sobre los enlaces entrantes y la actividad social para tener información útil sobre qué contenidos tienen más éxito y tenerlo en cuenta en tu estrategia de contenidos a futuro.

9. Mejora los contenidos existentes

Con lo anterior ya estaría lista la auditoría de contenidos (o, al menos, ya tendrías todo lo necesario para completarla).

Como dijimos, la auditoría de contenidos no implica tener que arreglar los contenidos.

Pero, probablemente, sí lo acabe implicando, ya sea porque el proyecto es tuyo o porque tu cliente, después de hacerle una auditoría tan bonita como la que habrás hecho al usar esta guía, te pedirá que sigas trabajando para él.

Como puedes suponer, no nos vamos a detener aquí a explicar TODO lo que hay que saber acerca de la optimización de contenidos de cara al SEO.

Para ello te recomiendo que le eches un vistazo a nuestra guía:

🔗 Crear contenidos seo optimizados

✍🏻 Escribe textos SEO optimizados para llegar a la cima de Google con Kiwosan 🚀

Empezar prueba gratuita

10. Construye un plan de contenidos

Por último, con toda la información que hayas obtenido a través de la auditoría de contenidos, deberías estar en condiciones de diseñar un buen plan de contenidos.

Al fin y al cabo, durante la auditoría deberías haber encontrado cuáles son las páginas que mejor han funcionado, qué interesa más a los usuarios, qué tipo de contenidos tienen mayor conversión, etc.

Toda esa información puedes aprovecharla para desarrollar un mejor plan de contenidos para que, desde el momento de la auditoría y corrección de contenidos en adelante, los contenidos de la web sean excelentes y con un objetivo definido.

Por tanto, te recomiendo, también, que eches un vistazo a nuestra guía de elaboración de planes de contenidos.

🔗 Crea tu plan de contenidos

flujo para hacer una auditoría de contenidos

¿Cómo mejorar los contenidos?

Como dijimos al principio de este artículo, hacer una auditoría de contenidos no es sinónimo de tener que hacer una mejora de esos contenidos.

Son dos cosas diferentes.

Sin embargo, es posible que, después de hacer una auditoría de tus contenidos, quieras mejorarlos y dejarlos bonitos para Google.

Para ello te recomiendo que le eches un vistazo a estas 3 guías de optimización de contenidos:

Allí encontrarás todo lo que debes saber al respecto (de hecho, esa guía es un muy buen complemento a esta).


Como puedes ver, la auditoría de contenidos es fundamental cuando nos encontramos entre las manos con un proyecto que no trabajó correctamente sus contenidos desde un primer momento.

Esperamos que, con las claves que te hemos dado, puedas dejar esos contenidos a punto y continuar el proyecto con pasos más firmes.

cómo hacer una auditoría de contenidos paso a paso
Haz click para ver grande

Sigamos con la guía SEO definitiva. Ahora vamos a ver 👇🏻

Horse Luis es el CEO y fundador de Kiwosan.com.

Ha trabajado muchos años como SEO y redactor de contenidos.
Especializado en análisis de palabras clave, análisis de contenidos y de la competencia.

Actualmente también es redactor de los contenidos SEO del blog. Más info en Sobre mí.

Artículos relacionados muy interesantes y que merecen mucho la pena 👇

Deja un comentario

Información sobre la Protección de Datos
Responsable: Ángel Rodríguez
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog.
Legitimación: Consentimiento del usuario.
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna.
Derechos: Tienes derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.